Dislexia

Desde Las aventuras de Tate queremos aportar nuestro pequeño granito de arena, ayudando a dar a conocer los diferentes tipos de trastornos del lenguaje y habla. Hoy, queremos acercaros la dislexia.

Todos los niños son diferentes y tienen ritmos de aprendizaje distinto. Pero la dificultad para aprender leer y escribir, puede ser indicio de Dislexia.

La dislexia está clasificada entre los trastornos del lenguaje. Puede presentarse en distintos grados, por eso puede diferir entre uno y otro niño.

¿Qué es la Dislexia?

La dislexia es dificultad específica del aprendizaje, de origen neurobiológico, que se caracteriza por la dificultad para leer y escribir con precisión y fluidez.

Con la dislexia, el proceso cognitivo entre la recepción auditiva de una palabra y su representación gráfica, está alterado. Esta habilidad del lenguaje se llama conciencia fonológica y es necesaria para aprender a leer y escribir. Los problemas con la conciencia fonológica pueden detectarse a partir de los primeros años de escolaridad.

Cuando hay problemas en la lectura, la comprensión lectora se puede ver comprometida. Los niños con dislexia, pueden encontrar dificultades a la hora de responder preguntas sobre una lectura. Sin embargo, cuando se les lee en voz alta, no tendrán ninguna dificultad para comprender lo que se le ha leído y responder correctamente.

Quien padece esta dificultad del aprendizaje puede presentar todos o algunos de los siguientes síntomas:

  • Retraso en el lenguaje.
  • Confusión de palabras.
  • Dificultad para identificar letras.
  • Dificultad para identificar sonidos de las letras y asociarlos.
  • Dificultad para discriminar algunos fonemas.
  • Al leer en voz alta, confunde o altera el orden de letras, sílabas, palabras o frases.
  • Dificultad para pronunciar palabras nuevas.
  • Dificultad para escribir o copiar en el orden correcto letras, números y símbolos. Hará omisiones, sustituciones, inversiones, distorsiones, duplicaciones y adiciones.
  • Lentitud para comprender, procesar y reaccionar a la información.
  • Problemas en la comprensión

Aunque la dislexia dificulta el aprendizaje, no tiene nada que ver con la inteligencia. Las personas con Dislexia tienen una inteligencia normal o por encima de la media, nunca por debajo.

La dislexia es una dificultad del aprendizaje pero, no solo afecta el aprendizaje. También puede afectar la interacción social, el manejo del estrés y la autoestima.

 

¿Cómo diferenciar la dislexia de otras dificultades?

Aunque comparte algunos síntomas con otras dificultades del aprendizaje, no deben confundirse.

Discalculia implica dificultades para leer, escribir y comprender, en este caso, números y conceptos matemáticos; por eso suele ser llamada dislexia de las matemáticas. Hay niños que tienen problemas en la lectoescritura y en las matemáticas. Así que, probablemente presenten ambas condiciones: discalculia y dislexia.

Disgrafía, también puede coexistir con la Dislexia. La disgrafía se trata de alteraciones en la escritura (orden, grafía, espacios, márgenes, etc).

Disortografía, afecta a la correcta escritura de palabras, sílabas, letras, reglas ortográficas.

El TDAH es un trastorno que afecta a la capacidad de concentración y atención, puede ir asociado a la Dislexia, no siempre, pero en muchas ocasiones se dan ambas dificultades.

 

Causas de la Dislexia

Las causas aún no se conocen pero sí se sabe que son de origen:

  • Hereditario: Se presenta con frecuencia en integrantes del mismo núcleo familiar. Además, los científicos han identificado un grupo de genes que mantiene relación con las habilidades para leer.
  • Neurobiológico: La observación de imágenes del cerebro, ha evidenciado diferencias entre quienes tienen y quienes no tienen dislexia. Estas diferencias se presentan en el área del cerebro relacionada con el procesamiento del lenguaje.

Es importante saber que el cerebro puede experimentar cambios, a esta característica se le llama neuroplasticidad. Los estudios y la experiencia también han demostrado que la actividad cerebral de los disléxicos cambia tras recibir programas de intervención especializados.

Un diagnóstico temprano posibilitará la intervención y asesoramiento necesarios para conseguir mejores resultados. Existen métodos específicos de enseñanza que ayudan a los niños con dislexia a superar sus dificultades en lectoescritura.

La dislexia no desaparece: es una condición para toda la vida. No existen medicamentos para curarla. Pero, con asistencia profesional y educación especializada, quien la padece puede avanzar en su escolaridad y su vida. Personajes públicos, profesionales, actores y emprendedores han hecho carreras exitosas a pesar de vivir con dislexia.

No Comments

Enroll Your Words

To Top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies